2


 

  • Seguir rutinas diarias. Asegurarnos de que hayan objetos familiares en el contexto próximo del afectado que le faciliten la orientación.

 

  • Estar al tanto de dónde se encuentra la persona y de su seguridad. Pueden ser muy útiles los dispositivos de localización.

 

  • Proporcionar una alimentación saludable y una ingesta de líquidos adecuada. En ocasiones estas personas pueden no recordar si han comido o no.

 

  • Fomentar en la persona que se mantenga independiente el mayor tiempo posible.

 

  • Facilitar momentos donde la persona pueda hacer actividades, asegurándonos de que siga relacionándose con sus amistades y familiares.

 

  • Emplear ayudas escritas que favorezcan el recuerdo como calendarios y grandes relojes, listas de las tareas diarias, recordatorios acerca de las rutinas. A ser posible identificar los objetos con etiquetas.

 

  • Llevar el control de los chequeos médicos e insistir en el seguimiento regular de la persona afectada con sus especialistas. Asegurarnos de que tome la medicación diaria prescrita.

 

  • Facilitar grupos de apoyo, asociaciones o centros de Estimulación Cognitiva, muy optimos para el mantenimieno de las capacidades.

 

  • Revisar el hogar en cuestiones de medidas de seguridad, como barras en la pared cerca de la taza del baño y la bañera, luces nocturnas en los pasillos y en las escaleras, alfombras no resbaladizas, etc.

 

  • Y sobre todo dar mucho apoyo emocional tanto a la persona enferma como a sus cuidadores, pidiendo ayuda siempre que sea necesario.