d5573e09a38f4da00b8b5e57115c2ad2

Cuando en una familia, uno de sus miembros es diagnosticado de la enfermedad de Alzheimer, o algún tipo de Demencia, es imprescindible que el hogar en el que residen habitualmente se adapte a las necesidades que vayan surgiendo.

Está claro que en la fase final de la enfermedad las adaptaciones las manda el cuidador principal, ya que la persona afectada podrá realizar pocas o casi ninguna tarea, pero en la fase inicial o moderada, es muy necesario y estimulante adaptar la habitabilidad facilitando su autonomía.

He aquí unas pistas, con consejos sencillos y útiles para la adaptación de la vivienda:

Puerta de Entrada. La puerta de entrada al hogar debe tenerse en cuenta dos cosas, una de ellas es que hay que recordar llevarse las llaves y otra que al ser lo último que vemos de la casa puede ser un lugar estratégico para recordar cosas.

Para el tema de las llaves no hay nada mejor que un papel, de color que recuerde cogerlas. SI es necesario que las llaves estén cerca de la puerta y siempre en el mismo sitio.

Otra cosa es que en la puerta se puede poner un recordatorio de que se revise que está los fuegos de la cocina apagados. Sobre todo si el paciente vive solo, o si pasa tiempo solo en casa.

Salón. Generalmente, el salón es el lugar donde el enfermo pasa más tiempo, por eso es necesario simplificar las cosas.

Hay que tener en cuenta que el salón suele ser el lugar donde ponemos el aire acondicionado o las estufas y que como tales aparatos eléctricos debemos tener recordatorios para desconectarlos. Hay algunos aparatos de aire acondicionado que tienen programadores de apagado, igual ocurre con la televisión.

Lo más peligroso es sin duda la estufa. Será muy importante tener recordatorios a papel para desconectarlos, pero ojo, deben el papel recordatorio debe estar en un lugar muy visible.

Si el paciente vive solo, llamarle por teléfono para que desconecte estos aparatos electrónicos puede ser una buena idea.

Otra cuestión en la que hay que simplificar la vida de los pacientes seria con los mandos a distancia. Se puede poner uno universal y de números grandes que venden en ortopedias o parafarmacia. Si esto no es posible, intentar que el mando que tenga a la mano sea el de la televisión, y se le puede envolver con cita blanca los botones que seleccionan menú.

Habrá que dejar visible el volumen y el cambio por canal.

Dormitorios. El punto débil de los dormitorios son los armarios. A menudo los pacientes lían la ropa, llegando a ser utópico el orden del mismo.

Trucos para los armarios, como para todo es volver a simplificar. La ropa de temporada pasada habría que quitarla de la vista de los pacientes, ponerla en otro lugar hasta que haya que sacarla.

La ropa interior es bueno que vaya en las mesitas de noche o en una cómoda, y que tenga poca ropa para intentar que no la mezcle. Fuera de los cajones se pueden poner etiquetas que indiquen que ropa es lo que contienen.

El armario también debe tener poca ropa. Sólo la de diario y varias prendas. Las que menos utiliza o las que se guardan para ocasiones especiales deben estar apartadas.

Baños. El baño es un lugar peligroso, pues suele ser el sitio de la casa donde más caídas se producen.

Lo primero que habría que hacer evidentemente es tener placa ducha en vez de bañera, y aconsejable es tener mampara de plástico duro mejor que cristal, para en caso de roturas evitar cortes.

Pero hay otras cosas, que pasan muy desapercibidas y que pueden ayudar mucho a la autonomía de la persona afectada. Una por ejemplo es tener solo un bote de champú y otro de gel de baño, del mismo color y recargable con una letra clara de lo que es cada cosa.

En cuanto a los cepillos de dientes y dentífrico hay que distinguirle el suyo, para eso lo mejor es apartar el de los demás miembros de la familia.

Recordar que es importante poner alfombrillas para evitar resbalones al salir de la ducha.

Cocina. Para todos, la cocina es el lugar más peligroso de la casa.

Las medidas de protección deben de ser acerca de la vitro o la hornilla. Una opción si nos vamos y dejamos solos a los pacientes es desconectar o bien con la bombona o desconectando la vitro. De esa manera seria más complicada que la encendieran.

Otra recomendación es poner papeles recordatorios de que hay que apagar el fuego. También se poden poner post it para recordar donde están guardados los productos, u utensilios.

Durante toda la exposición de consejos e ha aconsejado mucho poner carteles recordatorios, pero lo más esencial es que estos carteles se vayan cambiando los colores para siempre estar llamando la atención del enfermo. Si siempre están del mismo color se olvidarán de mirarlo y leerlo porque pensarán que es parte del mobiliario.

En nuestro Centro, al trabajar con fase leve y moderada realizamos esto siempre a través de visitas domiciliarias, porque lo mejor es adaptar estos consejos a la peculiaridad de cada enfermo y su entorno.

Si tiene alguna consulta no dude en ponerse en contacto con nosotros.

Centro Atrade. Tratamiento del Alzheimer en Sevilla