¿Cómo tenemos que actuar ante un caso de diagnostico de Alzheimer u otro tipo de Demencia?

Cuando el neurólogo/a nos anuncia el diagnostico, no sin unos largos meses de espera, para la familia se abre un sinfín de preguntas que en muchas ocasiones no son respondidas por nadie.

A veces, la incredulidad sobre este tipo de diagnostico nos hace que busquemos una segunda opinión médica, pero en la mayoría de los casos nos vamos a casa con la certeza de que nada volverá a ser igual que antes.

¿Cuáles son los pasos a seguir cuando volvemos a casa con el diagnostico?

1. En primer lugar es importante reunir a los miembros de la familia nuclear. El enfermo, su pareja (si lo tuviera), los hijos, nietos mayores de 15 o 16 años, así como otros miembros de la familia que sean allegados al enfermo. Será importante que en esta reunión se hable lo más abiertamente posible sobre el diagnostico, y plantear un plan de organización familiar para hacer, en la medida de lo posible, la vida igual que antes del diagnostico.

2. Una opción muy buena es empezar a conocer la enfermedad diagnosticada. Lee libros, consulta a otros amigos o familiares que hayan pasado por esto. Busca en Internet, información sobre cuidadores. Actualmente en las redes sociales podemos encontrar muchas comunidades de apoyo que nos pueden ayudar a conocer a otras personas en nuestra misma circunstancia.

3. En todas las unidades familiares, uno de los miembros, por su experiencia o cercanía con el enfermo, se convierte en cuidador/a principal. Este “cuidador/a principal” deberá de buscar ayuda y pedirla antes de que su actividad le desborde.

4. Si se precisa, sería importante que los cuidadores buscasen ayuda de un profesional para canalizar toda una serie de sentimientos que florecen cuando aparece el diagnostico. Lo más común es miedo ante lo que va a ocurrir, culpabilidad por no haber visto el problema antes y malestar, nerviosismo, tristeza…

5. Imprescindible para comenzar esta etapa es contactar con la trabajadora/or social del Centro de Salud al que pertenece la persona afectada. Hay que conocer que este tipo de profesionales siempre van a prestar un servicio de información, asesoramiento y orientación no solo sobre los recursos existentes, sino sobre las etapas propias de la enfermedad y sus consecuencias. Además nos puede ayudar a tramitar las primeras ayudas como el reconocimiento de la Ley de Autonomía personal y Dependencia, Grado de Minusvalía…

6. Finalmente, se hace imprescindible buscar un buen centro para empezar con la estimulación cognitiva, que es algo más que poner cuentas y copiados. De esto hablaremos en una entrada, ya que son muchos los puntos a considerar y tener en cuenta.

Cuando recibimos un diagnostico como Alzheimer, Demencia, Parkinson, Cuerpos de Levy, Enfermedad de Pick… nos enfrentamos a un mundo a menudo desconocido, con el sentimiento de pérdida constante. Por eso debemos entender que tan importante es cuidar a la persona afectada como al cuidador.

Y recuerden siempre que si el camino lo hacemos juntos, es más fácil y llevadero.

Para cualquier duda o consulta pueden llamarnos al 600611883