El envejecimiento es un proceso que con el tiempo afecta de manera continua e irreversible a todos los seres vivos. Cuando se llega a la madurez se produce el fenómeno conocido como ‘perdida de vitalidad´.
No se es viejo desde un momento determinado, es un proceso donde se producen unos cambios considerados como normales. Estos se valoran desde dos punto de vista, uno biológico-psíquico y los sociales.
En el envejecimiento las funciones psicofisiológicas varian según el entrenamiento durante la vida, el medio cultural y del nivel intelectual. Los principales cambios se dan en las capacidades intelectuales.
A partir de los 30 años se produce una disminución de las funciones intelectuales,situación que se acelera apartir de los 60-65 años.Hay una perdida de la capacidad para resolver problemas nuevos que influyen en la capacidad de aprendizaje.Se produce una falta de rapidez y espontaneidad en los procesos de pensamiento. Hay tambien una disminución en la capacidad de concentración.La memoria se ve consederablemente afectada, recordar hechos pasados no es difícil, pero sí los recientes, van olvidandose los nombres. Por ello es donde empiezan a aparecer con mayor probabilidad enfermedades de tipos Neurológicos como el Alzheimer, Parkinson,Ictus etc… y pueden pasar desapercibidas en la primera fase de la enfermedad.
El envejecimiento es inevitable como otra etapa normal de la vida, de nosotros depende tener la actitud más positiva.