comunicacion

Si para cualquier familia la comunicación es una parte importante y a menudo surgen dudas, mucho mas lo es cuando hay una persona que padece una enfermedad degenerativa.

La comunicación y el lenguaje es tan importante y se ve tan mermado cuando hablamos de Alzheimer que vamos la necesidad de dar una serie de pautas para facilitar la comunicación entre cuidador y persona afectada.

Muchas personas tienen la costumbre de hablar en tono muy alto a las personas mayores,  aun no teniendo problemas de audición. Hay que tener cuidado, pues al hablarles demasiado alto, pueden pensar que se les está regañando.

Pero para hacer todo esto mucho más comprensible, vamos a desglosarlos por puntos partiendo desde lo más esencial:

1. Para comunicarse con la persona afectada es muy recomendable usar frases breves y muy sencillas.

2. Conviene mirarle a los ojos de manera directa.

3. Si la persona afectada tienen problemas para expresar una idea es muy importante prestar gran atención a los gestos, esto nos dará pista para saber que es lo que quiere decir. Es importante que no se interprete a lo loco, aunque creas que has entendido lo que le pasa, pregúntale.

4. Trabaje con la persona afectada el lenguaje. Enséñele algunas tarjetas con objetos de la vida cotidiana. Haga esto como un juego, si la persona no quiere, realiza el ejercicio de tal manera que sea un “juego”.

5. No hable con otras personas de los problemas de la persona afectada delante de ella. Lo normal, sobretodo en fase leve es que se de cuenta de lo que le está ocurriendo aunque no lo manifieste.

6. No discuta o trate de razonar con el enfermo. Hay que recordar que la enfermedad de Alzheimer u otra demencia afecta a la memoria y a la capacidad mental de pensar con lógica. El creer que lo entenderán si alguien se lo explica suficientes veces es un error de juicio. Las discusiones pueden que creen una actitud defensiva por parte del enfermo.

7. Finalmente, y aunque cueste, piense que el enfermo no hace las cosas queriendo. Todo lo que ocurre es parte de un proceso dentro de la enfermedad y como tal hay que entenderlo, aceptarlo y comprenderlo.

Un ultimo consejo: nadie olvida la memoria afectiva. Todos sabemos interpretar una sonrisa y recordar su significado.